Auditorías energéticas

La Directiva 2012/27/UE sobre eficiencia energética generó ciertas expectativas en torno a la estructuración de las actividades energéticas para intentar cumplir el compromiso de alcanzar el 20% de consumo de energía primaria en el horizonte 2020.

Años más tarde España decide trasponer Directiva europea con la ley del 12 de febrero de 2016, en su Real Decreto 56/2016, relativa a la eficiencia energética, auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios, auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía.

PLAZO DE PRESENTACIÓN

El Real Decreto en su disposición adicional primera establece un plazo límite para su realización de nueve meses desde la entrada en vigor del presente decreto por lo que el 13 de noviembre de 2016 deben de estar registradas en la Comunidad Autónoma correspondiente.

 

ÁMBITO DE APLICACIÓN

Será aplicable a “grandes empresas”, aquellas cuyo volumen de negocio supere los 50 millones de euros o tengan más de 250 empleados están obligadas a realizar una auditoría energética.

 

ALCANCE Y CRITERIOS MÍNIMOS A CUMPLIR

1.- Alcance

El Real Decreto ofrece dos alternativas a las empresas:

a) Realizar un auditoría energética cada cuatro años, que cubra al menos el 85 % del consumo total de energía del conjunto de sus instalaciones ubicadas en el territorio español y que cumplir con las directrices mínimas del apartado 3 del artículo 3 del RD.

b) Aplicar un sistema de gestión energética o ambiental (SGE) Es decir un certificado UNE-EN ISO 50001 o UNE-EN 14001 certificado por un organismo independiente conforme a la normativa europea y siempre que incluya una auditoría energética que cumpla los requisitos mínimos del RD.

Existen disposiciones o atajos legales para cumplir con los requisitos mínimos que se especifican perfectamente en dicho Real Decreto, como la admisión de un certificado de eficiencia energético en vigor como parte de la auditoría en la parte de edificio siempre que este incluya las recomendaciones de mejora de los niveles óptimos.
El RD se reconoce que las auditorías realizadas conforme a una serie de Normas UNE-EN 16274 cumplen con el alcance y criterios exigidos.

2.- Requisitos mínimos de ambas opciones:

a) REQUISITOS MÍNIMOS DE LAS AUDITORIAS ENERGÉTICAS RD.2016.
Deberán basarse en datos operativos actualizados, medidos y verificables, de consumo de energía y, para la electricidad, de perfiles de carga siempre que sea posible.
Abarcarán un examen pormenorizado del perfil de consumo de energía de los edificios o grupos de edificios, de una instalación u operación industrial o comercial, o de un servicio privado o público, con inclusión del transporte dentro de las instalaciones o, en su caso, flotas de vehículos.
Siempre que sea posible, se fundamentarán en criterios de rentabilidad de análisis del coste del ciclo de vida, antes que en periodos simples de amortización, con el fin de tener en cuenta el ahorro a largo plazo, los valores residuales de las inversiones a largo plazo y las tasas de descuento.
Deberán ser proporcionadas y suficientemente representativas para que se pueda trazar una imagen fiable del rendimiento energético global, y se puedan determinar de manera fiable las oportunidades de mejora más significativa.

b) REVISIÓN ENERGÉTICA SEGÚN UNE-EN 50001
Analizar el uso y el consumo de la energía basándose en mediciones efectuadas, identificar las fuentes de energía actuales, evaluar el uso y consumo pasados y presentes de la energía.
Identificar las áreas de uso y consumo significativo de la energía en (instalaciones, equipamiento, sistemas, procesos, etc.) Determinar el desempeño energético actual y estimar en un futuro el uso y consumo de la energía.
Identificar, priorizar y registrar oportunidades para mejorar el desempeño energético.

 

PRESTACIÓN DE SERVICIOS

El RD establece que las auditorias energéticas sean realizadas por auditores energéticos independientes debidamente cualificados tanto en formación como experiencia profesional adquirida, según recoge en el artículo 8.